2/11/08

Adán Pereira

La Noche Azul

Tus palabras, tenue azul
Relajantes como manos
Se me enredan como tul
Cada vez que nos amamos.

Bebemos ávidos el vino
Dulce néctar de los dioses
Cual nómadas en árido camino
De prisa, silenciando nuestras voces.

La débil luz, enferma de brillo
Es testigo fugaz del delirio,
Tus manos y mi piel como un río,
Corriente de sudor, y un beso mío.

Mi cuerpo vibra y tiembla como hoja
Que el viento arrulla, luego despoja
Como arranca violento de la rama,
El fruto de tu amor, mi bella dama.

La noche resbala como lluvia,
Las horas tristes nos ven y luego lloran
Perciben luz, es la hora del alba
Triste la noche acaba, la pasión aflora.




Solo

Tan solo, estando tu al lado de mis brazos
Tan vacío, con tu cuerpo completo
Con tu rostro y con tus manos,
Esta mi cama tan vacía
Mitad tuya, mitad mía
Y me revuelvo en mis sueños
Y te veo allí a mi lado,
Sin hablarte, sin tocarte
Solo, tan solo
Estando tú a mi lado.

Y las sombras de los árboles
Platican del verano
Cuando las hojas abandonan
El tranquilo mecer de sus ramas
Como abandonas mis caricias
Y las dejas allí por un lado
Solo, tan solo
Estando tu respiración
Tan cerca que siento su canción.
Solo, tan solo
Como esta solo el árbol sin sus hojas
Abandonadas en el viento
Arrancadas como se arrancan mis palabras
Cuando no puedo decir, te quiero
Cuando estas allí, sin estar
Cuando estoy solo, estando a tu lado
Solo tan solo
Estando tu respiración
Tan cerca que,
Siento su canción.




Agosto, 2007





2 comentarios:

jesus dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
jesus dijo...

Muy Bonitos Poemas de Amor.